Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Politica de Cookies

Qué es y qué problemas puedes tener con el HP Instant Ink

Sara Martínez Comentarios 0
Imagen de Qué es y qué problemas puedes tener con el HP Instant Ink
21 feb.

Según se aprecia por el revuelo levantado en las redes sociales, los usuarios parecen no tener muy claro qué es exactamente el HP Instant Ink. Se trata de un servicio que contratamos a la compañía estadounidense para, en lugar de comprar los cartuchos, pagar una cantidad mensual por imprimir una cantidad determinada de páginas. Lo más importante a la hora de aceptar o no este tipo de servicios es tener muy clara la letra pequeña del acuerdo y evaluar con detenimiento si se ajusta o no a nuestras necesidades.

La polémica surgió a raíz de un tuit en el que un cliente de HP se quejaba de que una vez cancelado el servicio la empresa había bloqueado su cartucho, aún lleno de tinta. La repercusión del mensaje obligó a HP a pronunciarse explicando que sus impresoras no están programadas para bloquearse, no así los cartuchos. Si das de baja el servicio Instant Ink el cartucho se bloqueará automáticamente y para volver a imprimir deberás comprar un nuevo cartucho.

¿Qué debes saber del Instant Ink?

Hay diferentes tarifas con un coste que va desde los 2,99 euros hasta los 19,99. Con cada plan puedes imprimir desde 50 páginas al mes con la tarifa más barata hasta 700 con la más cara. Si te pasas te cobrarán 1 euro más por cada 10, 15 o 20 páginas (según la tarifa que hayas contratado), pero debes tener en cuenta que te lo cobrarán te pases por una página o te pases por veinte.

Por otra parte, para HP una página impresa es "una página en la que la impresora coloca cualquier cantidad de tinta". Esto quiere decir que si imprimes una fotografía en color te contará de la misma manera que una hoja con una sola frase; es decir, será lo mismo a afectos del cómputo mensual. Para bien y para mal.

La decisión entre el pago controlado y puntual de cartuchos, y uno recurrente y obligatorio no puede tomarse a la ligera. Si tienes muy controlado el número de impresiones que realizas al mes y de qué impresiones se trata (por ejemplo, muchas imágenes y fotografías) podría funcionarte. En caso de que utilices la impresora de vez en cuando, para trabajos puntuales, o que puedas pasar días sin utilizarla para luego tener que imprimir 80 páginas en un día, es mejor que te lo pienses antes de asumir un pago mensual obligatorio.

Déjanos tus Comentarios