Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

Características de las impresoras láser

Cuáles son las principales características de una impresora láser

Las impresoras láser ya forman parte desde hace años de nuestros hogares y lugares de trabajo. Estos equipos se encuentran en constante evolución y cambio para dar servicio a las necesidades de sus usuarios. Pero ¿de dónde viene la impresión láser? ¿Cuáles son sus principales características?

¿Cuándo aparecieron las impresoras láser?

Su historia se remonta a la década de los 70. Por aquel entonces, su revolucionario ideólogo Gary Starkwather tuvo que trabajar de forma clandestina en su proyecto. Aunque no tuvo apoyo de sus superiores, la idea de revolucionar el mundo de la impresión le llevó a seguir con su sueño. Fue ya en 1977 cuando la primera impresora láser salió a la venta. Aunque Starkwather trabajó en esta idea, realmente heredó las observaciones realizadas por Chester Carlson sobre los fenómenos físicos de la materia, conocidos como electroestática y fotoelectricidad, ya en la segunda década del siglo XX. De este modo, gracias a estas dos personas, nació lo que hoy llamamos impresión láser; aunque, por supuesto, con muchas mejoras desde entonces.

¿Cuáles son las características de una impresora láser?

La impresora láser es, pues, un dispositivo electromagnético que recibe información digital ya sea de un ordenador, disco duro, USB o desde un escáner. No cabe duda de que estos equipos seguirán evolucionando para prestar un mayor nivel de calidad y un enfoque hacia la conectividad entre usuarios y dispositivos. ¿Sabes cuáles son sus principales ventajas? ¡En Webcartucho te las contamos!

  • Capacidad de resolución. La resolución de las impresiones realizadas con una impresora láser suele variar entre los 300 ppp (puntos por pulgada) y los 2400 ppp, aunque hay algunos modelos que pueden resoluciones aún mayores. Las impresoras láser realizan el trabajo con una precisión impecable. Si quieres olvidarte de borrones y manchas en tus impresiones, este tipo de impresoras son la opción perfecta.
  • Velocidad de impresión. Una de las principales características (y ventajas) de las impresoras láser es la gran velocidad a la que pueden imprimir. Algunas de ellas llegan a imprimir hasta 27 páginas por minuto en impresiones monocromáticas y hasta 12 páginas por minuto en color.
  • Coste por impresión. El precio de los tóners suele ser más elevado que el de los cartuchos de tinta, pero créenos cuando te decimos que, a largo plazo, pueden ser mucho más rentable. ¿El motivo? La cantidad de páginas que se pueden imprimir es muy elevada y el coste por impresión de cada una de ellas se reduce enormemente. Además, si optas por los tóners compatibles, podrás ahorrarte hasta un 60% frente a la compra de los originales.
  • Consumo eléctrico. El consumo eléctrico de las impresoras láser es bastante elevado, incluso aunque se encuentren apagadas. Este es un factor que debes tener muy en cuenta si estás pensando en adquirir una impresora láser. 
  • Precio. El precio de las impresoras láser es, por norma general, más elevado que el de las impresoras de inyección de tinta. 
  • Nivel de ruido. Si por algo destacan las impresoras láser es por ser mucho más silenciosas que el resto de los equipos. Si este es un factor fundamental para ti, las impresoras láser son la mejor opción que encontrarás en el mercado. 
  • Mantenimiento. Las impresoras láser requieren un mantenimiento muy sencillo. Únicamente tendrás que hacer una limpieza regularmente para evitar que el polvo penetre en el interior del dispositivo. Olvídate de limpiar los cabezales de tinta y de que la tinta líquida se seque o se derrame, ¡con una impresora láser no tendrás esos problemas!
  • Calidad fotográfica. Las impresoras láser no son la mejor opción si lo que vas a imprimir son fotografías, pues no suelen estar diseñadas para la impresión fotográfica. Si es tu caso, nuestra recomendación es que optes por otro tipo de impresora.  

 

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!