Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Politica de Cookies

¿Impresión 3D o impresión convencional?

Miriam Cantalapiedra Comentarios 0
Imagen de ¿Impresión 3D o impresión convencional?
13 nov.

¿En qué se diferencia una impresión 3D a una impresión convencional? ¿Qué debo saber sobre las impresoras 3D? La tecnología avanza y hace que esté aún más al servicio de los usuarios, pero hay que informarse sobre ellas antes de tomar una decisión. Estas preguntas lanzadas se las hace mucha gente por desconocimiento. En este artículo vamos a intentar poner las bases sobre cada una de las opciones para ayudaros a hacer una compra segura.

¿En qué consiste una impresión 3D?

Para empezar hay que decir que es una auténtica revolución tecnológica ya que es más propia de los últimos años. La impresión 3D es como una especie de magia ya que nos permite crear objetos de “la nada”. Una taza de café, partes de un avión, órganos humanos, incluso una casa son algunos de los objetos que ya se han creado.

Los materiales que se utilizan para crear los objetos pueden ser metales, nylon o más de 100 tipos de materiales diferentes. El uso que se le da a este tipo de impresiones es más profesional o de capricho, pero más por motivos de trabajo. En algunos casos hace que la ciencia pueda avanzar al poder tener los objetos en 3D tal y como si fueran reales, lo que hace que sea digno de estudio.

Ventajas de la impresión en 3D

  • Versatilidad.
  • Flexibilidad e imaginación posibles.
  • Reducción de costes.
  • Personalización de objetos.
  • Nueva industria y sector.
  • Aplicaciones múltiples aún por descubrir.

Desventajas de la impresión en 3D

  • Disminución de puestos de trabajo.
  • Vulneración de los derechos de autor.
  • Usos malintencionados.
  • Aumento de productos inútiles.
  • Impresoras más caras.

¿En qué se diferencia una impresión convencional?

La impresión convencional con respecto a la impresión en 3D es mucho más sencilla. Es decir, digamos que es lo que estamos acostumbrados a ver en nuestras casas y oficinas. Evidentemente, si el uso que le vas a dar a una impresora es meramente de texto e imagen es mejor que compres un equipo láser o de inyección de tinta.

Además, hay que decir que cada una en su variante también presenta muchas novedades tecnológicas importantes. Cada día estas impresoras se mejoran más y prestan muchos más servicios. Hace años era impensable que a través de Wifi o un USB pudiésemos sustituir los cables que se enchufan al ordenador.

Y es que en cuanto a impresiones y graficas se refiere, la industria ha pasado por un proceso de evolución constante ya desde las imprentas de la historia, fotocopiadoras, impresoras láser y de tinta hasta llegar a las impresoras 3D. Por ello, a la hora de hablar de impresión 3D vs impresión convencional es muy importante saber cuál es el uso que le queremos dar.

Déjanos tus Comentarios