Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

Cómo tomar apuntes para estudiar

Cómo tomar apuntes para estudiar

Unos buenos apuntes garantizan el éxito en el examen, pero ¿cuántas veces ha acabado una clase y al revisar lo que has escrito has visto que no entiendes absolutamente nada? Seguir el ritmo nos obliga a ir tan rápido que la letra ilegible, las frases sin sentido y las palabras que apuntamos y no sabemos de dónde vienen son algo de lo más frecuente en nuestras notas. Para evitarlo, te vamos a dar las claves para que tus apuntes sean la envidia de tus compañeros. Que se los prestes o no ya será decisión tuya.

¿Por qué tomar apuntes para estudiar?

Tomar apuntes tiene muchísimas ventajas, pero la principal es que te ayudará a fijar la atención en lo que te están contando, intentando extraer lo importante al mismo tiempo. De esta manera, no solo tendrás medio camino andado a la hora de estudiar, ya que sabrás de qué trata el tema y cuáles son los conceptos fundamentales, también desarrollarás la capacidad de síntesis, mejorará tu comprensión y ahorrarás mucho tiempo, ya que mientras tomas apuntes ya estás estudiando.

Tomar buenos apuntes es, como casi todo, una cuestión de práctica. Lo primero que debes hacer es prestar toda tu atención para comprender de qué se está hablando y en qué cuestiones hace hincapié el profesor o profesora. Recuerda también que las explicaciones en forma de ejemplos, que muchas veces los alumnos pasan por alto, son fundamentales, ya que la teoría la encontrarás más fácilmente en los libros. Por eso, y antes de ofrecerte nuestra lista de consejos, ten en cuenta que es imposible e innecesario apuntar absolutamente todo lo que se cuenta en clase. Céntrate en las explicaciones y en los conceptos clave. En la universidad, a diferencia de lo que ocurre en el colegio o en el instituto, rara vez se sigue un libro para estudiar la asignatura, y lo mismo ocurre en las oposiciones. Sin embargo, siempre tendrás a mano una bibliografía, es decir, una lista de libros donde podrás encontrar casi toda la teoría que se dará a lo largo del curso. Los apuntes tomados en clase, no obstante, se convierten no solo en necesarios, sino en imprescindibles para aprobar el examen.

El problema llega cuando no somos capaces, evidentemente, de escribir al mismo ritmo que el docente habla. Por eso, debemos seguir una serie de consejos para tomar notas de forma más ágil registrando lo importante de manera organizada, al menos para que a la hora de pasar los apuntes a limpio podamos entender lo que hemos escrito.

Usa símbolos y abreviaturas

Cualquiera que haya enviado mensajes de texto antes de que existiera el wasap sabrá de qué estamos hablando. Se trata de economizar a la hora de escribir para ser más rápidos y ahorrar tiempo y espacio. Hay abreviaturas universales, como los signos de más y menos (+, -) y palabras que podrás entender igualmente aunque las acortes como también (tb), que (q,) porque (xp), para (xa), número (nº) o etcétera (etc.).

Utiliza tus propias palabras

Si utilizas un lenguaje sencillo y coloquial con el que estés familiarizado escribirás más rápido y comprenderás mejor lo escrito. Utilizar tus propias palabras también en el examen demostrará que sabes de lo que estás hablando y que no has memorizado el texto sin entender ni una palabra.

Frases cortas mejor que oraciones largas

Las frases demasiado largas te harán perder el hilo de lo que te están contando con más facilidad. Utiliza frases cortas, sencillas y legibles. También es importante dejar espacio entre los párrafos y no amontonar la información.

La organización es la clave

Retomamos aquí lo que dejamos a medias en el anterior punto: separar los párralos adecuadamente. Para entender los apuntes cuando te pongas a estudiar es importante que estén bien organizados. Utiliza siempre títulos y subtítulos que dividan la información y deja espacios en blanco por si tuvieras luego que añadir o completar las notas. La claridad es importantísima, es decir, que a simple vista sepas cuál es la idea principal, qué frases desarrollan la explicación y que puedas identificar rápidamente a qué tema pertenece lo que estás estudiando.

Utiliza esquemas, colores o títulos

Los esquemas, los colores y los títulos te ayudan a dividir y priorizar la información. Por ejemplo, apuntar todos los títulos en rojo y todos los subtítulos en verde te ayudará a identificar de un solo vistazo lo que estás leyendo. Haz uso también de esquemas, mapas conceptuales, dibujos o cualquier otro elemento que te ayude a organizar la información.

Utiliza flechas y marca lo que el profesor indica que es importante

No es un dictado de primaria, así que hay cosas que no debes apuntar. No obstante, cuando el profesor señale que algo es importante, que es posible que algo caiga en el examen o utilice cualquier otra expresión como "esto hay que dominarlo”, indícalo como es debido en tus apuntes mediante símbolos o flechas. Las flechas, además, son muy útiles para marcar la relación entre conceptos.

Resumiendo, estos son los consejos más importantes para unos buenos apuntes:

  • Claridad y organización: utiliza títulos, subtítulos, encabezados y diferentes colores para dividir y priorizar la información resaltando los conceptos más importantes. Separa bien los párrafos y deja espacios en blanco.
  • Abreviaturas, símbolos y flechas: imprescindibles para ahorrar tiempo de escritura y para relacionar los conceptos.
  • Frases cortas y palabras coloquiales: si utilizas tu propio lenguaje comprenderás mejor el tema interiorizándolo con mayor facilidad.
  • Presta mucha atención a las frases del profesor: expresiones como “resumiendo…”, para concluir…”, “es importante dominar…”. Apunta todo lo que vaya después de una de esas expresiones y señálalo en rojo porque es muy posible que caiga en el examen.
  • Apunta los ejemplos: muchos creen que son prescindibles y que es mejor quedarse solo con la teoría. ¡Error! Los ejemplos son parte fundamental de las explicaciones.

Las mejores técnicas para tomar apuntes

Puede que tu método para tomar apuntes te haya funcionado siempre estupendamente y no tengas intención de cambiar, pero si alguna vez te has preguntado si existe alguna manera más efectiva de tomar notas aquí te vamos a contar las técnicas que, según los expertos, han resultado ser más eficaces para los estudiantes.

Método Cornell

El método Cornell es uno de los más famosos para tomar apuntes de forma clara y nos obliga a sintetizar al máximo los conceptos clave y sus explicaciones. ¿Cómo funciona?

  • El primer paso es tomar una hoja en blanco y dividirla. Dejamos un espacio en la parte superior de la hoja para anotar la fecha, el número de página, el nombre de la asignatura o título del tema…, es decir, todo lo que nos ayude a identificar sobre qué son los apuntes y cuándo los tomamos.
  • Ahora, y dejando también un espacio libre que ocupe la parte inferior de la hoja de esquina a esquina, dividimos la parte central con una línea vertical en dos columnas. La columna de la izquierda, más estrecha, nos servirá para anotar todas las preguntas clave y conceptos importantes del tema. La columna de la derecha, más ancha y espaciosa, será el lugar donde demos respuesta a esas preguntas clave apuntando las descripciones y las notas aclaratorias.
  • Por último, en la parte baja de la hoja hacemos un breve resumen, de tres o cuatro líneas, de lo anotado en la hoja. Lo haremos de forma muy sintetizada para que quede clara la información más importante.

Mapas conceptuales

Los mapas conceptuales, muy similares en su forma a los esquemas, nos ayudan a crear una estructura que visualmente nos presente los conceptos clave del tema a estudiar. Pero si en los esquemas utilizamos conectores lineales, en los mapas conceptuales formamos una red de ‘nodos’ que desglosen la información desde lo más global a lo más concreto utilizando, además, palabras de enlace para dejar claras las conexiones.

Para entendernos, si tenemos que estudiar el reino animal, escribimos ‘Reino animal’ en el centro y vamos apuntando frases de enlace para explicar las distintas clasificaciones que utilizaremos (ej: vertebrados e invertebrados, invertebrados con o sin protección corporal, etc).

En el siguientes artículo aprenderás a hacer mapas conceptuales de forma correcta.

Método de páginas divididas

El método de la página dividida es muy similar al método de Cornell, aunque en este caso prescindiríamos del espacio inferior para hacer un breve resumen. Se trata, simplemente, de organizar los apuntes de la forma más pulcra posible dividiendo la hoja en dos mitades verticales. En la primera columna apuntaríamos las ideas o conceptos y en la segunda las ideas y conceptos secundarios.

¿Por qué pasar a ordenador e imprimir los apuntes?

Esto es una cuestión de gustos, no obstante, pasar a limpio los apuntes y disponer de ellos en papel te ayudará a fijar los conceptos, memorizarlos y reflexionar acerca de qué es más importante. Para muchos, es una parte fundamental del proceso de estudio y memorización. Escribir estimula los procesos cognitivos y el hecho de estudiar después los apuntes en papel nos obliga a separar la vista de la pantalla durante un rato.

Si tienes que estudiar dos hojas, no importa demasiado cuál sea el formato elegido, pero si hablamos de un gran temario, la elección de papel será la más indicada para nuestra vista. Además, y según todos los estudios, leer en papel ayuda a asimilar mejor la información que tenemos delante y evitaremos la pérdida de lágrima y la fatiga ocular que ocasionan tener la vista fija en una pantalla durante largo rato.

Si has llegado hasta aquí, estamo seguros de que te van a interesar los siguientes artículos de nuestro blog:

BLOG_RELATED_ARTICLES / BLOG_RELATED_ARTICLES_SUBTITLE