Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

Cómo cambiar el rollo de papel de un datáfono

Estás trabajando en la caja de cualquier restaurante, tienda o establecimiento, pasas la tarjeta de crédito de un cliente por el datáfono y este emite una especie de zumbido, se ha quedado sin papel. La gente se amontona en la cola mientras intentas buscar el rollo de papel de recambio, pero ¿sabes cómo colocarlo? Antes de dejarte llevar por los nervios y salir corriendo echa un ojo a este post, verás que es tan sencillo como cambiar el rollo del papel higiénico (o casi).

Antes de nada, ¿qué se necesita para cambiar el papel de un datáfono?

Lo único que necesitas para cambiar el rollo de papel de un datáfono es disponer del papel adecuado. Por eso, es muy importante que siempre tengas rollos de papel de repuesto. Recuerda, sin papel, no hay ticket. Tenlo siempre a mano.

¿Qué tipo de papel escoger?

Los datáfonos utilizan papel térmico. Este tipo de papel es económico y la impresión muy sencilla. Lo que sí debes tener en cuenta son las medidas de tu terminal porque el tamaño del papel estará condicionado por el tamaño del aparato. En Webcartucho encontrarás una amplia variedad de papeles térmicos con todo tipo de anchos y diámetros.

Ten en cuenta que el diámetro del rollo se refiere, como es lógico, a la bobina de papel sin empezar, ya que una vez que empieces a imprimir tickets, el diámetro disminuirá. Siempre podrás poner un rollo de papel con un diámetro inferior al permitido. Mayor no, porque no entrará.

Cómo cambiar el papel de un datáfono paso a paso

Te prometemos que cambiar el papel solo te llevará un minuto. Memoriza estos pasos:

  • Si no lo está ya, desconecta el cable de alimentación.
  • Ahora, en la parte posterior del datáfono, verás que hay una pestaña, tira de ella para abrir el compartimento del papel.
  • Retira el rollo vacío.
  • Inserta el nuevo rollo, ¿en qué dirección?, de cara a ti y asegurándote de que al menos tres centímetros de papel sobresalgan de la parte inferior del rollo. La idea es que al cerrar la tapa otra vez esos tres centímetros queden fuera del compartimento del papel.
  • Recuerda que el lado más claro y brillante es el que debe quedar hacia arriba.
  • Después de cerrar el compartimento, imprime una copia de la última operación realizada para verificar que imprime correctamente.

¡Listo! Ha sido fácil, ¿no?

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!