Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

Cómo imprimir etiquetas en una impresora térmica

Si ya tienes una impresora térmica o estás barajando la posibilidad de adquirir una, sin duda necesitarás saber cómo se utiliza, qué etiquetas debes usar y cómo imprimirlas paso a paso.

Antes de empezar, ¿qué es una impresora térmica?

Veamos, en primer lugar debes saber que a la hora de imprimir etiquetas de forma rápida y efectiva puedes optar por una impresora térmica directa o por una impresora por transferencia térmica. Lo ideal antes de escoger una u otra es tener en cuanta qué uso le vas a dar. Si tienes un comercio o negocio y quieres una impresora para etiquetar precios o fechas de caducidad, si quieres imprimir tickets de compra o de turno, si necesitas etiquetar envíos corrientes para el sector logístico o cualquier otro tipo de etiqueta que no tenga que durar mucho tiempo, la impresora térmica directa es la mejor opción.

¿Por qué? Pues porque las impresoras térmicas directas no utilizan tinta, tóner o ribbon, funcionan gracias a un cabezal térmico que aplica calor directamente sobre un papel termosensible. Esto significa que la tecnología es sencilla y barata, ya que no necesitarás comprar consumibles y la máquina no requiere prácticamente mantenimiento.

Las etiquetas que obtendrás con una impresora térmica serán en blanco y negro y bastante sensibles a la luz y al calor, por lo que irán perdiendo legibilidad con el tiempo.

¿Qué etiquetas se usan en las impresoras térmicas?

Las impresoras térmicas no necesitan tinta, tóner o ribbon, lo único que requieren es un papel termosensible del tamaño adecuado para tu tipo de máquina. En Webcartucho encontrarás una amplísima variedad de etiquetas térmicas con distintas formas, y diferentes anchuras y alturas con la mejor relación calidad-precio del mercado.

Cómo imprimir etiquetas en una impresora térmica paso a paso

  • En primer lugar, coloca el rollo de papel en la impresora. ¿Cómo? Pues con la máquina apagada, abre la cubierta levantando o presionando las palancas de liberación, inserta el papel asegurándote de que quede firmemente sujeto, saca el extremo de la primera etiqueta por la ranura y cierra de nuevo la tapa de la impresora.
  • Enciende la impresora y sincronízala con el ordenador.
  • Envía la orden desde el ordenador a la impresora térmica de lo que quieres imprimir, igual que harías con cualquier otra impresora.
  • La impresora térmica almacenará los datos en una memoria RAM.
  • El calor fijará sobre el papel los datos y la impresión se realizará automáticamente.
  • Las etiquetas se expulsarán.

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!