Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

Cómo hacer esquemas para estudiar

Se acercan los exámenes y poco importa que tengamos que memorizar los ríos de España o el temario completo de Derecho Romano, hacerlo sin recurrir a ninguna técnica de estudio nos llevará más tiempo, más energía y seguramente lograremos peores resultados. Sentarte delante de 200 folios e intentar que tu cerebro retenga toda esa información releyéndola una y otra vez sirve de poco y es sumamente aburrido. Todos los estudios demuestran que el cerebro tiene que realizar un esfuerzo para ser capaz de recordar lo leído, es decir, el consumo pasivo (releer los apuntes una y otra vez) no vale. Lo que sí resulta efectivo es hacer un buen esquema, uno o mil, los que necesites. Te explicamos los tipos de esquemas que existen, para qué sirven y cómo hacer un esquema correctamente y paso a paso. Opositores, universitarios y estudiantes varios, tomad nota.

Qué es un esquema

Un esquema es una herramienta que nos permite recordar de un solo vistazo los aspectos esenciales de un tema. Después de leer el tema, comprenderlo y sintetizarlo realizamos el esquema, por lo que este nos ayuda a organizar la información alrededor de un hilo conductor y fijar los conceptos clave en una representación visual perfectamente estructurada.

Los esquemas son una de las técnicas de estudio más populares y recomendadas. Contribuyen a la comprensión lectora, ayudan a memorizar, a repasar y a gestionar mejor el tiempo de estudio.

Diferencia entre esquema y mapa conceptual

Los esquemas y los mapas conceptuales comparten el mismo objetivo pero se realizan de manera distinta. Ambas herramientas ayudan a obtener una representación visual de un tema de manera breve y organizada, pero a diferencia de los esquemas, en los mapas conceptuales los conectores no son lineales, sino que forman una red de ‘nodos’ que desglosan la información desde lo más global a lo más concreto utilizando, además, palabras de enlace para dejar claras las conexiones.

Para entendernos, si tenemos que estudiar la obra de Cervantes, optaremos por un esquema en el que colocaremos a la izquierda a ‘Miguel de Cervantes’ y abriremos una llave para dividir su obra en ‘Novela’, ‘Teatro’ y ‘Poesía’. De cada división saldrán, a su vez, nuevas llaves con las obras principales del autor dentro de cada género. Si, en cambio, tuviéramos que estudiar el reino animal, sería más apropiado realizar un mapa conceptual con ‘Reino animal’ en el centro, frases de enlace para explicar las distintas clasificaciones que utilizaremos (ej: vertebrados e invertebrados, invertebrados con o sin protección corporal, etc).

Por qué utilizar un esquema para estudiar

  • Nos ayuda a potenciar capacidades como el análisis, la síntesis y la relación de ideas.
  • Facilita la memorización, el aprendizaje y el repaso.
  • Tendremos una estructura visual clara del temario con sus conceptos clave.
  • Nos ayuda a gestionar mejor el tiempo de estudio y a centrarnos en lo esencial.

Tipos de esquemas

Existen diferentes tipos de esquemas, es decir, diferentes formas de representar visualmente la información esquematizada. Los más comunes son:

  • Esquema de árbol: un esquema de árbol o diagrama se inicia con el concepto o tema general y se va desglosando en los demás conceptos de manera horizontal o vertical.
  • Esquema de llaves: es uno de los más conocidos y es fantástico para representar la información de manera jerárquica. Escribe el título del esquema o idea principal a la izquierda y a partir de ahí, por orden de importancia, desglosa el resto de ideas conectándolas con llaves para crear divisiones y subdivisiones.
  • Esquema índice: utilizando números o letras, desarrolla el tema desde su concepto principal o título como si se tratase de un índice.
  • Esquema de flechas: muy similar al de llaves, escribe el título a la izquierda y desglosa a través de flechas las principales ideas creando divisiones y subdivisiones.
  • Cuadros o tablas comparativas: este esquema es perfecto para los contenidos que se pueden estudiar por comparación. La información se organiza en columnas y cada una de ellas reúne las ideas en torno a un hilo conductor específico. Requiere mucha capacidad de síntesis.

Cómo hacer un esquema para estudiar paso por paso

Para crear un buen esquema sigue los siguientes pasos:

  • Realiza una lectura rápida del tema para para identificar cuál es la idea principal.
  • Después del primer contacto, lee detenidamente el tema poniendo el foco en comprenderlo.
  • Subraya las ideas principales. Subrayar antes de realizar el esquema te ayuda a escoger las ideas principales y a descartar la información irrelevante. Puedes utilizar subrayadores flourescentes, subrayadores pastel o lápices subrayadores.
  • Si es preciso, haz anotaciones en los márgenes con explicaciones que complementen los apuntes.
  • Elige el tipo de esquema que vas a hacer.
  • Sintetiza los conceptos con palabras claras y breves. Utiliza expresiones propias.
  • Parte del título o idea principal y extrae los conceptos subordinados.
  • Utiliza colores si te ayuda a jerarquizar mejor la información.

Materiales para hacer esquemas

Los esquemas podemos hacerlos a mano o con el ordenador. Para hacerlos manualmente necesitaremos papel, lápiz o rotulador para subrayar los apuntes, bolígrafo para crear el esquema y diferentes colores si queremos resaltar con tonalidades las ideas principales y las secundarias. Con el ordenador, en cambio, necesitaremos el programa adecuado. Cada manera de hacerlos tiene sus inconvenientes y sus ventajas.

Esquemas manuales

Todo el que haya empezado a hacer un esquema a mano en un cuaderno sabrá que no es extraño calcular mal el espacio y quedarse a medias o teniendo que escribir la letra cada vez más pequeñita. Este es un inconveniente que no se presenta si optamos por realizarlo en el ordenador, aunque también se resuelve siguiendo los pasos que te hemos dado para realizar un esquema correctamente (antes de plasmarlo en el papel ten claras las ideas, la jerarquía y el orden y en base a ello calculas el espacio que va a ocuparte).

Por otra parte, estudios recientes afirman que tomar apuntes y escribir a mano concentra nuestra atención e impulsa el aprendizaje de una manera imposible de lograr si empleamos un teclado. De hecho, imágenes de actividad cerebral muestran que escribir estimula las neuronas. Así que optar por realizar el esquema de forma manual tiene más ventajas de las previstas, fijará mejor los conceptos en nuestra memoria.

Programas para hacer esquemas

Si prefieres crear los esquemas en el ordenador tienes distintos recursos para hacerlo de manera sencilla:

  • Hacer esquemas en Word: con tu archivo de Word abierto, haz clic sobre el menú ‘Vista’ y encontrarás la opción ‘Esquema’. El formato visual no se presenta mediante flechas ni llaves, sino en diferentes niveles para las ideas principales y las secundarias. Sin embargo, Word también permite introducir en la escritura símbolos específicos de un esquema en papel. Haz clic en la opción ‘Insertar’ del menú y busca ‘Formas’. Aquí podrás incluir líneas, flechas, llaves y distintos signos que harán visualmente más atractivo tu esquema y te ayudarán a estructurar la información.
  • Hacer esquemas con Diagrams.net: es una aplicación en línea completamente gratuita que te permite crear todo tipo de esquemas y guardarlos en Google Drive. Eso sí, no tiene plantillas.
  • Hacer esquemas con Xmind: cuenta con una opción de pago y otra gratuita y es ideal para crear esquemas, mapas conceptuales y todo tipo de herramientas visuales para facilitarte el estudio.
  • Hacer esquemas con SmartDraw: se trata de uno de los programas más populares para realizar todo tipo de esquemas, desde mapas conceptuales hasta diagramas de Gantt pero, eso sí, es de pago.
  • Hacer esquemas con Bubble.es: rápido e intuitivo, te permite realizar esquemas online sin instalarte ningún programa y lo mejor es que podrás hacerlos desde el ordenador, el móvil o la tableta y descargártelos en formato JPG, PNG o HMTL.

Estamos seguros de que también te va a interesar nuestro post sobre cómo subrayar apuntes.

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!