Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

¿Qué tipos de encuadernación existen?

¿Qué tipos de encuadernación existen?

Mucho antes de que naciera Gutenberg y de que existieran imprentas y talleres de encuadernación ya se habían intentado métodos rudimentarios para unir y preservar documentos. Los egipcios utilizaron tiras y correas para unir papiros y pergaminos porque, aunque quedaba mucho camino por recorrer, ya se habían percatado de dos de los beneficios principales de la encuadernación: conservación y manejabilidad. Y ahora, como ya podemos hablar desde Albacete con un amigo de Puerto Rico viéndonos las caras, ya no necesitamos recurrir a correas para unir nuestros documentos. Hay métodos más prácticos y eficaces.

Por qué necesito encuadernar mis documentos.

La razón más obvia para encuadernar tus apuntes o documentos es evitar que las hojas se extravíen o pierdan, pero hay más, porque también serán más fáciles de leer, transportar y manejar sin que sufran desperfectos, se ensucien o se doblen. De esta manera, los tendrás organizados y bien preservados. Hace años, la encuadernación era costosa y más complicada, sin embargo, ahora existen métodos sumamente económicos que suponen otra ventaja añadida.

¿Qué tipos de encuadernación puedo utilizar?

Podemos hablar de distintos tipos de encuadernación según sus tapas sean blandas (encuadernación en rústica) o duras (cartoné) y según el tipo de fijación usada para unir de forma permanente las hojas con las tapas (encuadernación fresada, con grapas, en espiral, etc.). Las tapas duras o cartoné se utilizan para algunas agendas y libros, no obstante, cuando hablamos de documentos como apuntes, folletos, libretos o cualquier otra cosa para pequeño consumo, normalmente optaremos por una encuadernación rústica en tapa blanda, mucho más económica y sencilla.

Encuadernación rústica

La encuadernación rústica o en tapa blanda surgió en el siglo XIX para hacer frente a las tiradas masivas y, desde entonces, se ha convertido en la más común por su practicidad, rapidez y precio. Se utilizan tapas flexibles de plástico o cartulina y se fijan de distintas maneras: cosiéndolas, pegándolas, grapándolas o perforándolas y uniéndolas mediante canutillos o espirales.

Encuadernación fresada

También conocida como encuadernación americana o encolada, consiste en unir las hojas con las cubiertas por el lomo, fresarlo y encolarlo. Este sistema es muy utilizado para libros de tirada corta.

Encuadernación con grapas

Consiste en unir las hojas junto a las tapas con grapas (planas o de tipo omega) y es uno de los métodos más tradicionales y baratos. Es muy práctico cuando se trata de pocas hojas pero nos limita cuando el número de páginas va creciendo, ya que pierde efectividad. Es perfecto para trabajos escolares de pocas hojas

En Webcartucho encontrarás las grapadoras y las grapas que necesitas para encuadernar tus trabajos.

Encuadernación con espiral

Perfecta para grandes temarios, apuntes y trabajos profesionales, este tipo de encuadernación consiste en hacer unos agujeros o perforaciones en un lateral, generalmente el izquierdo, e introducir un canutillo de plástico o un anillo doble enrulado. Es un método económico, perfecto para encuadernar un gran número de páginas y muy estético, ya que existen canutillos y espirales en todo tipo de colores para elegir el que más nos guste. Si necesitas comprar espirales para tus encuadernaciónes, las puedes encontrar aquí.

Qué encuadernación es más apropiada para cada documento

El tipo de encuadernación que escojamos dependerá del uso que vayamos a darle y, por supuesto, también del número de hojas que queramos encuadernar ya que si son muchas páginas el grapado, por ejemplo, debería quedar descartado. Si queremos editar y encuadernar una tirada pequeña de libros podemos optar por el encolado o fresado y, para trabajos escolares de pocas hojas, por el grapado. No obstante, para trabajos universitarios, profesionales y temarios escogeríamos la encuadernación en espiral por su precio, eficiencia, durabilidad y estética. También es perfecto para apuntes por su fácil manejabilidad.

En todo caso, recuerda que encuadernando tus documentos garantizarás su mejor conservación y evitarás la tan temida pérdida y desorganización de hojas.

Por último, solo nos queda recordarte que si necesitas imprimir tus trabajos, apuntes o temarios de oposciones, puedes aprovecharte de nuestro servicio de copisteria online.

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!