Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

Tipos de lápices más comunes

Cada año se fabrican más de 14 mil millones de lápices en el mundo. Todos hemos tenido uno entre los dedos. Con ellos aprendemos a escribir, a garabatear, y son herramienta imprescindible durante los primeros años de escuela y también en la edad adulta, si no que se lo digan a los de Ikea. Pero el lápiz primitivo que tuvo su origen en la Inglaterra del siglo XVI cuando descubrieron que el grafito era muy útil para marcar ovejas ha evolucionado, y los lápices modernos se dividen en grados o graduaciones. Por resumir, cuanto más grafito contenga la mina más blanda será esta. A mayor dureza de la mina menor huella en el papel, por el contrario, para obtener un tono más oscuro deberemos optar por una mina más blanda. ¿Y cómo saber entonces qué dureza tiene cada lápiz? Porque existe una clasificación a base de letras y números.

Lápices B

Del inglés ‘black’ (negro), los lápices clasificados con la letra B tienen una gran cantidad de grafito. Se trata de lápices blandos con los que se consigue un negro intenso, pero ¿cómo de intenso? Depende del número que acompañe a la B, es decir, cuanto más alto sea el número más blanda será la mina. De hecho, el lápiz más blando del mercado es el 9B, con casi un 90% de grafito.

Para aclararnos, esta sería la clasificación de los lápices B (blandos) si nos atenemos a su concentración de grafito: B, 2B, 3B, 4B, 5B, 6B, 7B, 8B, y 9B. Así, el tono de negro que conseguiremos con cada uno de ellos se irá haciendo más fuerte conforme avancemos de número, siendo el B el de menos intensidad y el 9B el que nos ofrece el negro más vivo.

Los lápices B se utilizan mucho en el dibujo artístico y son perfectos para crear sombras y degradados.

Lápices 2B

Con frecuencia, la gente confunde el lápiz 2B y el 2HB, pero ¿son lo mismo? No. Los lapiceros 2HB son los más utilizados por los escolares. Hablamos de lápices de dureza media, ni dura ni blanda, ligeros para la escritura y cuyos trazos se pueden borrar fácilmente. Por otro lado, los 2B son lápices blandos, más blandos que los que se clasifican únicamente con la letra B (es decir, pintan un poco más oscuro) y se utilizan normalmente para el dibujo artístico.

Lápices H

Del inglés ‘hard’ (duro), los lápices clasificados con la letra H son lápices duros, es decir, la mina del lápiz H tiene menos grafito que la mina del lápiz B. Los lápices duros dejan poca huella en el papel y su tono es mucho más pálido y suave que el de los lápices blandos. Pero ¿cómo de suave? Depende del número que acompañe a la H. Cuanto más alto sea el número más dura será la mina. Así, el lápiz más duro del mercado es el 9H, con solo un 41% de grafito. Los lápices H (duros) son muy utilizados en dibujo técnico y, para aclararnos, pueden estar clasificados como H, 2H, 3H, 4H, 5H, 6H, 7H, 8H y 9H, siendo el H el que nos ofrece un trazo más oscuro dentro de los lápices duros y el 9H el del tono más apagado y débil del mercado.

Lápices 2H

Con el lápiz 2H ocurre lo mismo que con el 2B, que es habitual confundirlo con el 2HB. Como dijimos, el 2HB es un lápiz de dureza media habitual en el entorno escolar, por el contrario, el 2B es un lápiz blando y el 2H un lápiz de mina dura (un poco más dura que la del H). De esta manera, los lápices 2H son ideales para acuarelas y primeros esbozos.

Lápices HB

HB es la escala de dureza en la que se basan la mayoría de los fabricantes de lápices. En esta escala, y como hemos visto, la H distingue a los lápices duros (los que apenas marcan el papel) y la B representa a los lápices blandos (los de trazos más negros y profundos). Pues justo en el medio de la escala nos encontraríamos con los lápices identificados con ambas letras, los HB. Son los lapiceros más utilizados en el día a día y en las escuelas. Perfectos para anotar, hacer cuentas o escribir, ofrecen una dureza intermedia.

¿Ya tienes claro qué tipo de lápiz necesitas? Recuerda que en Webcartucho puedes comprar el lapiz que necesitas

Si te ha intereado este artículo, puedes leer:

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!