Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

Cómo limpiar los cartuchos de tinta de la impresora

Cómo limpiar los cartuchos de tinta de la impresora

¿Sabías que los cartuchos de tinta de tu impresora también requieren de cierto mantenimiento? De hecho, la gran mayoría de los problemas que se suelen presentar en la impresión se pueden achacar a unos cabezales sucios u obstruidos. Y justo por eso, todas las impresoras incorporan una opción automática de limpieza de inyectores o cabezales. No obstante, a veces la tinta seca acumulada necesita de una limpieza manual, pero ¿cuándo y cómo?

Antes de ponerte a hiperventilar y de buscar en la agenda del móvil qué amigo podría ayudarte, echa un vistazo a este artículo. Te prometemos que es fácil, seguro y para toda la familia. Presta atención y sigue nuestras instrucciones. ¡Puedes hacerlo!

¿Cuándo es necesario limpiar los cartuchos de tinta de una impresora?

¿Tus documentos impresos tienen rayas, puntos, manchas, espacios en blanco o colores apagados? ¿Hace tiempo que tus impresiones han perdido nitidez o salen borrosas? ¿Falta algún color a pesar de que todos los cartuchos tienen tinta suficiente? Si has contestado que sí a alguna de estas preguntas es hora de limpiar los cartuchos de tinta de tu impresora. Si has contestado que sí a todas, hace tiempo que deberías haberlo hecho, pero aún no es tarde. ¡Vamos a ello!

Limpiar los cartuchos de tinta paso a paso

Sea cual sea tu impresora, el primer paso es siempre el mismo: hacer un test de inyectores. ¿Cómo? Es muy sencillo. Accede al software de la impresora, busca la opción ‘Test de inyectores’ y sigue las instrucciones que aparecen en pantalla. Una vez que se imprima este patrón de prueba, si en él aparecen manchas, puntos, líneas, colores apagados o cualquier otro defecto es hora de realizar la limpieza de cabezales. Pero ¿vamos directamente a la limpieza manual? No.

Ahora vamos a realizar una limpieza automática de los cabezales que se puede hacer desde el panel de control de la impresora o desde el software de la impresora instalado en el ordenador.

Una vez hecha la limpieza automática, imprimimos otro patrón de prueba. Si sale perfecto, ¡genial! Y en caso de que haya mejorado la calidad, pero aún no alcance la nitidez que buscamos, podemos realizar una limpieza profunda de los cabezales. Pero ¿qué hacemos si después de todo esto la resolución sigue sin ser la esperada? Aquí ya sí, procederemos a limpiar los cartuchos manualmente para deshacernos de la tinta seca que está obstruyendo el cabezal. ¿Cómo? Te lo contamos.

Cómo limpiar los cartuchos de tinta de forma manual

Para limpiar de forma manual los cartuchos de tinta colorante o pigmentada de cualquier modelo de impresora, necesitamos agua tibia embotellada, un paño limpio que no suelte pelusas y seguir estos pasos:

  • Localizamos los cartuchos de tinta de nuestra impresora y, con el equipo desconectado, los retiramos con cuidado levantando o empujando la lengüeta que los mantiene en su lugar y tirando de ellos (retíralos de uno en uno y trata de no dejarlos fuera de la impresora durante más de 30 minutos).
  • A continuación, colocamos los cartuchos de lado sobre un papel limpio o los sujetamos (de uno en uno, claro) con los dedos por ambos lados.
  • Con el paño humedecido con agua tibia embotellada (es importante que esté tibia para que la tinta se desprenda mejor y que no sea agua del grifo, porque puede tener algún contaminante que dañe el cabezal), limpiamos la parte frontal y los bordes alrededor del inyector retirando el exceso de tinta.
  • Ahora, presionamos con cuidado el cabezal de cada cartucho sobre el paño hasta que comience a mancharse de tinta y, para comprobar que hemos retirado toda la suciedad, lo colocamos sobre un papel absorbente. Si está limpio dejará sobre él una mancha uniforme.
  • Recuerda que antes de colocar de nuevo los cartuchos en su sitio deben estar completamente secos. Espera unos 10 minutos. Si necesita cómo hacerlo, puedes leer nuestra guía de "cómo cambiar un cartucho de tinta".
  • Para asegurarnos de que la impresión volverá a ser completamente óptima, vamos a limpiar también los rodillos utilizando el mismo paño, que no suelta pelusas, humedecido con agua tibia embotellada. El dispositivo debe estar apagado y el cable de alimentación desconectado.
  • Frotamos suavemente los rodillos y los giramos para limpiar adecuadamente toda la superficie. Si están limpios, deben girar con facilidad.
  • Por último, y una vez que todo esté seco, conectamos y encendemos la impresora para imprimir un nuevo test de inyectores. El patrón de prueba debería salir perfecto. En caso de que todavía presente algún error, vamos a la opción ‘Mantenimiento’ de la impresora y seleccionamos la alineación automática de los cabezales. La impresora quedará como nueva para tus próximas impresiones.

También puedes leer las siguientes guías para mantener tu impresora:

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!