Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Politica de Cookies

Problemas de impresión por un papel de baja calidad, ¿merece la pena?

Sara Martínez Comentarios 0
Imagen de Problemas de impresión por un papel de baja calidad, ¿merece la pena?
25 mar.

El papel es el soporte, la base de una buena impresión, pero con demasiada frecuencia se utiliza un papel inadecuado o de baja calidad con la intención de reducir costes. La cuestión es ¿merece la pena? Dejando a un lado que la elección de un papel u otro determinará el resultado final de nuestros documentos e imágenes y que, evidentemente, con un papel de mala calidad el rendimiento de nuestra impresora será muy inferior al que podría ofrecernos, surgirán también una serie de problemas y fallos que afectarán negativamente tanto a los costes de la empresa como al flujo de trabajo.

Problemas que pueden surgir por el uso de un papel de mala calidad:

El primer lugar, lo más probable es que nos enfrentemos a una legibilidad cuestionable con caracteres emborronados o directamente invisibles. El papel de mala calidad tiene normalmente un gramaje muy bajo; es decir, es demasiado delgado y puede causar problemas de enrollado u ondulado al imprimir, lo que producirá frecuentes atascos de papel.

El papel de baja calidad no absorbe adecuadamente la tinta o el tóner, por lo que serán frecuentes los caracteres distorsionados o con sombras. En algunos casos, menos frecuentes, el papel puede no absorber absolutamente nada de tinta mostrando solo un manchado y causando problemas en la impresora.

Otra de las consecuencias más habituales es la impresión torcida. Si el papel no tiene la suficiente rigidez no se mantendrá estable durante el proceso de impresión, y la imagen o el texto saldrán torcidos.

Colores apagados, bordes y texto incompletos, zonas borrosas, manchas, o colores demasiado claros son también problemas frecuentes como consecuencia de la deficiente absorción.

Para optimizar el entorno de trabajo y conseguir la impresión más eficiente es fundamental apostar por un papel de calidad que garantiza el mejor resultado.

Déjanos tus Comentarios