Cartuchos de tinta y toners baratos

|

Envío y Devolución GRATIS* a partir de 40 € (envío estándar 3,95 €)

¿Por qué mi impresora no imprime bien los colores?

Quieres imprimir la mejor fotografía de las últimas vacaciones para enmarcarla y ponerla en la mesa de la oficina, eso te dará ánimos, piensas (de ilusiones también se vive). Pero resulta que el resultado poco tiene que ver con el documento digital, los colores no parecen los mismos o peor aún, la imagen ha salido con defectos, manchas o espacios en blanco que no deberían estar ahí. Antes de comprarte un póster inspiracional y tirar la fotografía a la basura hay ciertas cosas que puedes hacer para corregir el problema. Lee este post para descubrir por qué tu impresora no imprime bien los colores. En la mayoría de los casos subsanar el error es rápido y sencillo.

Razones por las que la impresora no imprime bien los colores

Que tu impresora no imprima correctamente los colores es uno de los problemas más habituales, si nos atenemos al número de consultas que se registran al respecto. Pero, antes de que lances los cartuchos y la impresora por la ventana o de que te pongas a chillar al servicio técnico, revisa esta lista de las principales razones por las que este error suele producirse y ponles remedio.

Los cabezales están sucios, obstruidos o desalineados

Cuando los cabezales están sucios u obstruidos por la tinta seca acumulada es común que en el documento impreso aparezca una zona vacía o en blanco. Para comprobar si este es el problema imprime un patrón de prueba o test de inyectores. Si la prueba no se imprime correctamente debes realizar una limpieza de los cabezales (podrás llevarla a cabo desde el ordenador mediante la opción ‘Limpieza de cabezales’ del software de la impresora y, en algunos equipos, también desde los botones del panel de control de la propia impresora). ¿Necesitas ayuda? En nuestro post "Cómo hacer una limpieza de los cabezales de impresión de tu impresora" encontrarás la información que estás buscando en función de cuál sea la marca de tu dispositivo. Recuerda que la limpieza de los cabezales consume tinta. Después de la limpieza imprime otro patrón de prueba para comprobar si se ha resuelto el problema.

Si a la hora de imprimir los colores el problema es que aparecen barras indeseadas o mezclas raras de colores lo más probable es que los cabezales estén mal alineados. Vete de nuevo al ordenador y desde el software de la impresora haz clic en el botón ‘Alineación de cabezales’ y sigue las instrucciones que te aparecerán en pantalla.

No seleccionaste la opción color en los ajustes de impresión

Aunque parece obvio, a veces se nos puede olvidar desactivar la opción de impresión en blanco y negro y configurar la opción color. Hazlo para que tus documentos a color se impriman correctamente.

El perfil de color que estás utilizando no es el correcto

Para que lo que estamos viendo en la pantalla se refleje en la imagen impresa hay que imprimir con el perfil de color adecuado. Existen dos modos de color: RGB y CMYK. Para las imágenes en color que estén diseñadas para un formato digital escogeremos el RGB (red, green, blue). Sin embargo, para los documentos a color que vayamos a imprimir conviene escoger el modo CMYK (cyan, magenta, yellow, black).

Por otra parte, no ajustar correctamente la calidad de impresión para la imagen también puede provocar fallos en la impresión de documentos a color. Si la calidad es baja para ahorrar tinta, el resultado puede no ser óptimo. Si queremos la máxima precisión en los colores, es necesario seleccionar la máxima calidad de impresión.

No activaste la comunicación bidireccional

Asegúrate de que la comunicación bidireccional (entre el equipo y la impresora) está activada. En caso contrario, los colores podrían variar con respecto a los que vemos en la pantalla.

El tipo de papel que estás utilizando no es el mismo que marcaste en los ajustes de impresión

Por una parte, la elección de papel influye en los resultados de la impresión, no es lo mismo utilizar papel fotográfico que un folio normal. Por otra parte, es importante introducir en la impresora el mismo tipo de papel que hemos indicado en las funciones de la impresión. Recuerda también que la porosidad del papel influirá en la absorción de tinta y, por lo tanto, en el resultado final.

La tinta de los cartuchos está agotada

Si los cartuchos están completamente agotados, la impresora no imprimirá en absoluto, no obstante, cuando el nivel de tinta es bajo sí que imprimirá, aunque puede que no con la calidad que nosotros esperamos. Por eso, debes comprobar el nivel de tinta de tus cartuchos (a través del software de la impresora o de los botones del panel) y, en caso de ser preciso, cambiarlos.

Y para terminar, un par de apuntes: después de imprimir, los colores necesitan algo de tiempo para fijarse mientras la tinta seca y, mientras esto ocurre, los colores pueden tener una apariencia diferente. Ten en cuenta también que los colores impresos nunca coincidirán exactamente con los que aparecen en pantalla, aunque teniendo en cuenta todos los consejos anteriores el resultado debería ser satisfactorio.

Quizás también te interesan los siguientes post:

Últimos artículos / ¡Presta atención, hombre!